Ana se convierte en la ganadora de ‘MasterChef 8’ y cumple su sueño en la final

Ana se convierte en la ganadora de ‘MasterChef 8’ y cumple su sueño en la final
  • La empresaria madrileña, fundadora de la firma de joyas Dosprimeras, diseñó y elaboró un menú completo con la orfebrería como hilo conductor. Consiguió el trofeo de la octava edición de ‘MasterChef’ y un premio de 100.000 euros en metálico. Además, el martes 14 de julio se publicará su libro de cocina y el próximo curso realizará el Máster en Cocina, Técnica y Producto impartido por Basque Culinary Center
  • Andy, segundo clasificado, sirvió al jurado y al chef Joan Roca (tres estrellas Michelin) un menú “pretencioso”, que denominó ‘Veni. Vidi. Vici’ y rendía un homenaje a su paso por el talent culinario. En tercera posición quedó Iván, que cocinó un menú gallego con su esencia
  • Es la final con mejor dato en cuota desde la primera edición y la más vista desde 2017. La final fue máximo en cuota de temporada. Sus 13 entregas promedian 2.910.000 y 22,8%, récord en cuota de todas las ediciones

 

Hace cuatro meses y medio, Ana cruzó las puertas de las cocinas de ‘MasterChef 8’ para cumplir su sueño de dedicarse a la cocina profesional, objetivo que ha conseguido con trabajo, sacrificio y superación. Anoche, 3.083.000 personas (30,3% de cuota) acompañaron a la empresaria madrileña, que se convirtió en la ganadora de la edición con mayor número de aspirantes, en la gran final de ‘MasterChef 8’.

El último duelo consistía en elaborar un menú completo, compuesto de un entrante, un plato principal y un postre, que demostrara todo lo aprendido en estos meses de formación. Ana cocinó junto a sus compañeros Andy e Iván en este gran duelo y, finalmente, su menú ligado a la orfebrería conquistó al jurado y al chef Joan Roca (tres estrellas Michelin).

“No me lo puedo creer. He ganado MasterChef y no sé qué más puede pasar. Es algo que nunca imaginé que me pasaría. Los sueños se cumplen. Este trofeo representa eso, que si persigues tus sueños todo se puede lograr. El mío se ha hecho realidad y seguiré por ese camino dándolo todo. Estoy plena de confianza, de seguridad y de orgullo”, dijo la ganadora tras escuchar su nombre. Ana recibió el trofeo de la octava edición de ‘MasterChef’ y un premio de 100.000 euros en metálico. El martes, 14 de julio, la editorial Espasa publicará su propio libro de recetas y, además, el próximo curso realizará el Máster en Cocina, Técnica y Producto impartido por Basque Culinary Center. Los duelistas Andy e Iván también continuarán su formación en la prestigiosa Facultad de Ciencias Gastronómicas de San Sebastián con un Máster en Pastelería y un Curso de Especialización de ocho semanas de duración, respectivamente.

 

Sin perder la sonrisa

Ana, fundadora de la firma de joyas Dosprimeras, estudió Derecho y ADE porque sus padres no le dejaron formarse en cocina. Prueba a prueba, en las cocinas de ‘MasterChef’ fue ganando experiencia y confianza en sí misma hasta convertirse en la ganadora de la edición. Incluso, durante la cata final, el jurado comentó que existen muchas maneras de llegar al éxito, pero, a diferencia del resto de sus compañeros, Ana siempre ha sido una persona humilde, con un comportamiento ejemplar, que nunca pierde la sonrisa.

Para el último reto de la edición diseñó y elaboró un menú que representaba sus grandes pasiones, la cocina y las joyas. Como entrante sirvió a los jueces y al chef Joan Roca ‘Plato y joya como lujo’, que constaba de dos secuencias: un plato con ostras y un consomé de jamón con granizado de melón. “Por una parte, está el lujo en la gastronomía, representado por la ostra y el champagne, y, por otra, un consomé de jamón con granizado de melón”, explicó la vencedora de la noche. Los jueces y el chef invitado coincidieron en que se trataba de un plato bien pensado y resuelto, sin defectos. Pepe Rodríguez le puso de nota un 9, porque le costó encontrar el gusto del melón, “el producto más humilde”.

El plato principal consistía en un pichón con diferentes cocciones, que denominó ‘Memoria’, porque gracias a la memoria gustativa podemos trasladarnos a nuestros recuerdos. Los jueces comentaron que era un plato estupendo, sin ninguna pega: el punto del pichón era perfecto, la salsa estaba rica y las setas tenían el punto de acidez adecuado. A Samantha Vallejo-Nágera le pareció que tenía “una técnica precisa y un sabor excelente”. Incluso Joan Roca reconoció que era “un plato 3 estrellas Michelin”.

El menú lo cerró con ‘Capricho’, un alfajor deconstruido en honor a sus raíces argentinas, que bautizó así porque tanto las joyas como los postres “son un capricho”. Al jurado le enamoró, aunque reconoció que el sabor del chocolate se perdía y que el coco tenía demasiado protagonismo. “Es un muy buen postre que culmina un menú inteligente. Has conseguido trenzar esa línea entre la cocina y la joyería de una forma impecable”, le felicitó Joan Roca.

 

‘Veni. Vidi. Vici’

El segundo clasificado de ‘MasterChef 8’, Andy, se presentó al talent culinario dispuesto a cambiar la toga de abogado por la chaquetilla de chef. Reto que ha conseguido. Durante el cocinado final, los jueces vieron que su menú era el más “pretencioso”, un homenaje a su paso por estas cocinas, que denominó ‘Veni. Vidi. Vici’ (expresión latina usada por Julio César, que significa “Vine. Vi. Vencí”).

Su entrante, ‘Veni’, era un foie infusionado a baja temperatura, con una gelatina, una manzana caramelizada y unas uvas al cava carbónicas. El plato plasmaba “la ambición, el inconformismo y la pasión” del finalista. A pesar de ser un trabajo equilibrado, tanto técnicamente como conceptualmente, los jueces le pidieron que atemperase su discurso. Incluso Pepe Rodríguez le invitó a pasar por la casa de los hermanos Roca, quienes han conseguido hacer “de la sencillez de una casa de comidas el mejor restaurante del mundo”, aseguró.

Después continuó con ‘Vidi’, una presa ibérica con un puré de calabaza y mandarina acompañada de una salsa de pera y soja. Pepe Rodríguez destacó que había pasado “de la grandilocuencia al minimalismo más absoluto”, porque con 3 elementos articuló un plato muy rico. Aun así, a Samantha Vallejo-Nágera no le gustó la estética: “Tiene pequeños defectos de emplatado, pero grandes sorpresas en boca”, destacó la jurado. Para terminar, el toque dulce lo puso ‘Vici’: tarta de zanahoria deconstruida, helado de albaricoque y crema de ricota con lima y estragón. Un postre que tuvo algunos fallos.

 

Menú con sabores gallegos

En tercera posición quedó Iván, el aspirante gallego. Aunque los jueces le consideraban “un poco contestón”, con trabajo, esfuerzo y dedicación se ganó el respeto de todos. En el gran duelo final quiso sorprender con un menú con sello galaico, elaborado con todas las técnicas aprendidas en ‘MasterChef’. “Has trabajado mucho para presentar un menú que tiene tu esencia. Buen trabajo”, le felicitó Jordi Cruz.

‘Bruma de Fisterra’, un entrante que evocaba la bruma marítima del amanecer, consistía en tres navajas a baja temperatura con distintos aliños pero carentes de “intensidad”, según Joan Roca. Como principal cocinó un salmonete crujiente en sopa thai con su aliño de percebe, “una fusión galaico-thai interesante”, como reconoció Pepe Rodríguez. “Es un plato cosmopolita y muy bien ejecutado. Demuestras que con la cocina se puede viajar”, afirmó Joan Roca. Con su postre ‘Tarta do meu camino’, una tarta de Santiago con un helado de castaña, hacía un guiño a su ciudad adoptiva (Ourense). Jordi Cruz le dijo que su postre era muy representativo de su tierra y que le definía bastante bien, antes de agradecerle el concurso que ha realizado. Joan Roca comentó que era un postre “hecho con corazón y honesto, aspecto que es muy importante en la cocina. Técnicamente está muy bien resuelto, no es fácil hacer un helado de castañas con tanta calidad”, reconoció el tres estrellas.

 

La final con mayor cuota desde 2013

Anoche, 3.083.000 personas (30,3% de cuota) siguieron la final de ‘MasterChef 8’, entrega que registró máximo en cuota de temporada. Fue lo más visto del día y logró la primera posición en su franja de emisión. El minuto de oro del día se produjo a las 23:48 horas, con 3.568.000 espectadores. Fue la final con mejor dato en cuota desde la primera edición y la más vista desde 2017. Sus 13 entregas obtienen 2.910.000 seguidores y 22,8%, récord en cuota de todas las ediciones.

 

Además, la emisión de ‘MasterChef’ consiguió la primera posición entre los contenidos más comentados a lo largo del día y la primera posición entre los contenidos más comentados en su ventana de emisión. El programa obtuvo un total de 117.610 tweets a lo largo del día, procedentes de 27.761 autores únicos, generando un total de 52.502.263 impresiones. El minuto de oro del programa tuvo lugar a las 01:47 horas, con un total de 1.472 tweets.

Volver al blog